Feeds:
Entradas
Comentarios

La ciudad deja mucho que desear, sobre todo en lo que es infraestructura. El tráfico es caótico, las calles y veredas están llenas de pozos, etc. Muchos dicen que los uruguayos manejamos mal, que somos sucios, que no cuidamos ni respetamos.

Yo creo que no es así, al menos no la gran mayoría. Hace 10 años se prohibió fumar en espacios públicos, y el decreto es respetado en casi todos lados, sin necesidad de inspectores. Hace unos años no se podía caminar por la vereda sin pisar caca de perro; hoy casi todos los dueños de perros llevan una bolsita. La gran mayoría de los montevideanos lleva la basura a los contenedores. En resumen, sabemos colaborar, cuando entendemos que es en el bien común.

Entonces, le propongo al próximo (o próxima) intendente un trato. Vamos a trabajar juntos para mejorar la ciudad. Pinten los carriles como corresponde, y verá como manejamos dentro de ellos. Arregle las veredas municipales, y verá como arreglamos lo que nos corresponde. Mantengan las cebras bien marcada, y cederemos el paso a los peatones. Tapen los pozos, y verá como empadronamos en Montevideo.

Pero va a tener que disculparnos una cosa. Uds. van primero. Es que son tantos años de descuido, que nos cuesta creer en promesas, así que van a tener que predicar con el ejemplo. Comiencen por ejemplo reparando las veredas de la rambla, y luego exhorten (y no intimen) a que reparemos las nuestras. En unos pocos años podemos tener una ciudad de la que nos sintamos orgullosos.

Cómo hacer andar el cerebro al máximo? Cada uno tiene sus métodos, el mío es la cafeína. Otros usan gimnasia, medicamentos y hasta drogas ilegales. Ahora hay uno nuevo, que no involucra introducir sustancias químicas al cuerpo.

La base es simple. El cerebro produce gran cantidad de pulsos eléctricos, y reacciona a los mismos. Si logramos estimular eléctricamente ciertas zonas del cerebro, podemos alterar su funcionamiento. La técnica se llama Estimulación Transcraniana por Corriente Continua (Transcranial direct current stimulation o tDCS). Las aplicaciones son múltiples, aunque aún no está clara su eficacia o los efectos secundarios que pueda tener. Posibles usos terapéuticos incluyen el tratamiento de depresiones, de Parkinson, esquizofrenia y adicciones.

Los usos no terapéuticos incluyen básicamente todo lo que hacen las drogas recreativas: Mejorar la performance en estudios, aumentar la sensibilidad, pérdida de peso, y mi favorita, mejorar la performance deportiva.

Lo malo (o bueno, depende de como se lo mire) es que los cascos de estimulación son muy simples y baratos. Por apenas USD 40, uno puede comprar un kit, que funciona con baterías. Es malo porque el tema no está estudiado suficiente, y aún no sabemos qué efectos secundarios puede tener.

En cuanto a mi aplicación favorita, el deporte, no me cuesta imaginar que los tenistas o hasta futbolistas lo usen antes de un partido para aumentar la concentración. Obviamente que si funciona, en unos años todos lo usarán, y volveremos a foja cero, pero así es el deporte.

Uruguay, País Boutique

El fin de semana una amiga del exterior me definió a Uruguay como País Boutique. Me encantó el término.

Al igual que una boutique, Uruguay es pequeño, no tiene mucha variedad, pero en general lo que hay es bueno. La atención es personalizada en todos los niveles, desde el bar de la esquina hasta el gobierno.

Tal como una boutique, tiene un su clientela fiel. Tiene también sus detractores, que juran nunca más pisarla, pero sobre todo tiene mucha gente que ni siquiera conoce de su existencia.

Además, es caro, y tiene una cierta envidia del tamaño de las grandes superficies, quienes a su vez desearían tener la flexibilidad de una boutique.

Solo nos falta el glamour.

La Rambla: Ahora Qué?

Como si alguien hubiera hecho caso a mi post anterior, encontramos una solución al tráfico en la rambla. Poniendo unos 25 inspectores, los Montevideanos nos ahorramos 6 minutos por viaje. No encuentro los números, pero si suponemos que son 20.000 personas que van y vienen, se ahorraron 4.000 horas por día, además de 4800 litros de combustible.

En resumen: 125 horas de inspector ahorran 4.000 horas de tiempo, y 8.000 dólares de combustible. Negocio redondo. No hace falta flechar la rambla, muchas gracias.

Debemos dejar los inspectores todo el año?

La respuesta es No. La primer mejora es reemplazar los 3 inspectores por semáforo, por uno solo, que manualmente cambie las luces. De ese modo podemos (si queremos) triplicar las horas de cobertura, o si se quiere, cubrir más semáforos, además de eliminar el riesgo de que un inspector sea atropellado.

La segunda mejora es aprender a calibrar los semáforos. Entendamos cómo actúan los inspectores, y automaticémoslo.

La tercer mejora, es similar a la primera. Si en vez de poner una persona en cada semáforo, ponemos cámaras, una persona puede controlar múltiples cruces.

En resumen: El transito de Montevideo es soluble, sólo hace falta voluntad y un poco de ingenio

El tránsito en Montevideo es un caos. Algún candidato sugiere flechar la rambla. Otro contratar un sistema millonario de control inteligente. Alguno hablará de ciudades inteligentes.

Yo tengo una solución más barata, y que funciona. Pero tiene un problema: algunos la considerarán una herejía.

Funciona así: Se seleccionan varias rutas típicas de Montevideo, de las que se trancan habitualmente, por ejemplo, Rambla a las 8am, Avenida Italia a las 18:00, etc. Se contrata una empresa que cada día mide en Waze la velocidad en esas rutas a esas horas, y se hace un indice de tráfico.

Acá viene la parte hereje: Mes a mes, se le paga al encargado de la división tránsito y transporte de la IMM un variable, digamos de hasta USD 2000, dependiendo de ese índice.

Les puedo asegurar que con eso el problema del tránsito desaparece, por la módica suma de USD 24.000.

Pronto termina el gobierno del “Mucho Ruido y Pocas Nueces”. Trajimos 42 refugiados sirios, improvisamos todo, y nos sentimos con derecho a dar clases de ética al mundo. Sin embargo, según Wikipedia, en Uruguay hay 174 refugiados, de los 10,395,553 que hay en el mundo. Uruguay tiene un refugiado cada 19,316 habitantes. En comparación, España tiene un refugiado cada 1,086 habitantes, Alemania uno cada 144 y Suecia uno cada 107.

Estoy 100% de acuerdo en la política de abrir el país a refugiados, pero no como maniobra de relaciones públicas, sino como política de largo plazo.

Fijemos metas. Por ejemplo, aceptemos 100 refugiados al año. Pongamos criterios. Digamos por ejemplo que vamos a recibir 50 huérfanos al año, 10 perseguidos políticos y el resto familias. Y hagamos una política de inserción que continúe en el tiempo, no algo puntual.

Ya hace rato dejamos de ser un país pobre, asumamos nuestra responsabilidad como país “de clase media alta”.

Venezuela está en una crisis, de las gordas. A menos que el petróleo se dispare, Venezuela está en un problema muy serio.

Cómo se sale de esto?

Lo primero que tiene que hacer Venezuela es devaluar. El dólar paralelo está a 180 BsF, mientras que el oficial está a 6.35 (hay varios precios oficiales, que varian entre 6.35 y 45). Cuando un venezolano paga USD 2.5 por una muñeca Barbie importada, es el gobierno el que paga la diferencia. Ya no hay plata para eso.

Junto con la devaluación, muchos precios van a subir. Algunos de ellos van a subir mucho, se van a multiplicar por 5 o más. El Gobierno debería asegurarse de que los productos de mayor necesidad suban relativamente poco, pero para eso va a necesitar dinero. Lo bueno es que el ingreso de petróleo sigue representando un monto importante, de cerca de USD 1500 per capita (menos luego re restar el costo de extracción), pero eso solo va a dar para productos básicos. Si privatizan empresas les da un ingreso adicional.

Difícilmente la gente acepte las subas de precios sin protestar. El peligro es que las protestas se salgan de control, con lo cual el gobierno va a tener que tomar una postura autoritaria. No se puede descartar incluso un golpe de estado militar.

En resumen, vamos camino a una devaluación, privatizaciones, subas de precios, disturbios, y un posible golpe militar.

Triste final para el socialismo del siglo XXI.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.726 seguidores