Feeds:
Entradas
Comentarios

El Bitcoin es la criptomoneda pionera. Sin embargo, tiene unas cuantas falencias, y hay varias alternativas que buscan resolverlas. Hay en circulación 275 criptomonedas diferentes. 

Litecoin es similar a Bitcoin, pero se aprueba una transacción cada 2.5 minutos, en vez de 10 minutos, y es menos pesado en términos de cálculos. Es hoy la moneda número 2. 

Dogecoin es otra alternativa que está ganando popularidad

Ripple (XRP) es una criptomoneda particularmente interesante. La red Ripple ha sido diseñada pensando en la transmisión de múltiples monedas, y tiene incluido un Order Book que permite cambiar entre monedas. De ese modo, si quiero enviarle a alguien yuanes, pero tengo en mi billetera pesos uruguayos, Ripple se encargará de encontrar un camino que cambie, por ejemplo, mis pesos a dólares, los dólares a dólares de Hong Kong, y estos a yuanes, todo de modo automático

El incentivo de crear nuevas monedas es enorme: el que consiga imponer una nueva criptomoneda, habrá logrado en efecto imprimir dinero, por lo que la competencia es y será infinita. 

De Aspirinas y Vitaminas

Una de esas metáforas recurrentes en el último tiempo en el mundo de los VCs y emprendedores, es analizar si un emprendimiento es una aspirina o una vitamina. El razonamiento es más o menos así: imaginate que son las 11 de la noche, y se te parte la cabeza. Salis a la calle, y encontras una farmacia abierta. Cualquier precio que te pidan por una aspirina es bajo. En cambio, un negocio que vende vitaminas no tiene esa ventaja. Si no las compro hoy, las compro mañana. O nunca. Al fin y al cabo, la vitamina es algo de lo que puedo prescindir, la aspirina no.

Hay empresas cuyos productos son claramente aspirinas. Por ejemplo, hay empresas que se dedican a hacer llegar repuestos a aviones que necesitan reparación. Cada hora que pasa sin que el repuesto llegue, es una hora que el avión no vuela. Otras son claramente vitaminas, por ejemplo, los auriculares “Beats”. Lo ideal es que mi emprendimiento venda aspirinas, no vitaminas.

Armado de esa sabiduría, me dirigí a un shopping en EEUU, la Meca del Marketing para experimentarlo en carne propia. Al cabo de 15 minutos en la plaza de comidas, el dolor de cabeza ya era sustancial. Salí a buscar una aspirina, y enseguida me encontré con un enorme local llamado “The Vitamin Shoppe”.  Vendían vitaminas, suplementos, etc, pero no había aspirinas en la vuelta. Pregunté en informes dónde se encuentra “The Aspirin Shoppe”, y me miraron como si yo fuera un extraterrestre. 

Me dirigí entonces a una farmacia. Al entrar, me ofrecían protectores solares, chocolates y perfumes, pero las aspirinas no estaban a la vista. Tras preguntar, llegué al área de los analgésicos. Considerando mi dolor de cabeza, los precios eran una ganga. 

Es sabido que los supermercados y similares dedican espacio en las góndolas en base a la venta y rentabilidad del producto. Encontré un buen espacio dedicado a las diferentes variedades de analgésicos. Luego fui al área de las vitaminas, y, oh sorpresa, encontré una góndola entera dedicada a vitaminas de todo tipo.

Vitaminas

 Algo estaba mal. Cómo es posible que a la farmacia no le interesa venderme aspirinas? Es que no saben nada de emprendimientos?

No conforme con eso, fui a internet, y busqué “Aspirin”, a ver cuanta publicidad asociada hay. Había sólo una. No sólo eso, sino que el aviso no era de la aspirina como analgésico, sino de la cardioapsirina (que en realidad, basado en la metáfora, es casi una vitamina). 

Screen Shot 2014-07-13 at 2.46.31 AM

 

En cambio, la palabra Vitamin trajo asociados tantos avisos como entran en una página. 

Screen Shot 2014-07-13 at 2.48.34 AM

Evidentemente algo falla acá. Cómo es posible que todo el mundo quiera vender vitaminas, pero nadie aspirinas?

Hay varios temas para pensar. Primero, a la persona promedio le duele la cabeza de vez en cuando, digamos, una vez por mes. El que consume vitaminas lo hace casi todos los días. Eso significa que una vez que atrapo a un cliente de vitaminas, y si hago las cosas bien, le voy a seguir vendiendo durante años. Cuando menos, puedo venderle un frasco por unos USD 20. Nuestro pobre tipo de la metáfora inicial estará dispuesto a pagar una fortuna, por UNA aspirina, pero no por un frasco de 500. 

Pero hay otro tema: El dolor de cabeza es un dolor de cabeza y punto. Una marca de ácido acetil salicílico es tan buena como cualquier otra. Es más, puedo comparar la aspirina con el paracetamol en términos del tiempo que tardan en hacer efecto, etc. 

En cambio, cuando tomo una vitamina, estoy comprando un valor percibido. Cómo puedo saber si la Vitamina Centrum, que tiene “desde la A al Zinc”, es mejor que One a Day, que tiene versiones diferenciadas para hombres y mujeres? Hay una para la energía, otra para la menopausia, otra con soporte inmunológico. Hay para la piel, para la alergia, para la pérdida de memoria, y otras 26 categorías más. Todas me dicen que si tomo una pastilla todos los días, me va a hacer bien, pero siempre de una manera que no puedo medir. En realidad, el mensaje es más fuerte: si no tomo la vitamina, me voy a enfermar. Incluso hay estudios que dicen que las vitaminas no sirven para nada (no se si son ciertos, pero no viene al caso).

Si mi empresa fabrica aspirinas, siempre existe el riesgo de que aparezca una aspirina mejor, o que venga Bayer y me borre del mapa. En cambio, si vendo vitaminas, el riesgo es que aparezca un producto que logra convencer a la gente que es mejor (y en el camino, hacerlos sentirse bien consigo mismos). 

Por supuesto que es mucho más fácil vender aspirinas, pero la plata no está allí. La plata está en lograr convencer a consumidor que mi vitamina es la mejor. 

Un par de ejemplos: La empresa de tecnología más valiosa del mundo es Apple, y su producto estrella es el iPhone. Qué es el iPhone, una vitamina o aspirina? Es cierto que el iPhone simplifica la vida y que funciona muy bien, pero al final del día, el 90% de los compradores de Apple están comprando una ilusión de imagen: “tengo iPhone, me siento cool”. Lo mismo sucede con los autos, con la ropa, los relojes, las cartera de mujer, etc. 

En conclusión, prefiero toda la vida una empresa que fabrica vitaminas, y que entiende como venderlas. 

 

 

Termina la fase de grupos y empiezan las definiciones por penales. Patear un penal no es solo cuestión de suerte. El Economist publicó un estudio interesante de las definiciones por penales en mundiales y en la UEFA desde el 1976 hasta hoy.

Sólo un equipo convirtió el 100% de los penales pateados:  La república Checa (Checoslovaquia previo al 1993). Argentina ganó 3 definiciones y perdió una. Holanda es perdedor nato: de 5 definiciones ganó sólo una.  La mayor parte de los equipos convierte cerca del 70% de los penales. La excepción es Alemania, que ganó 5 definiciones de 6 que le tocaron, con un impresionante 93% de conversión. La última vez que los germanos perdieron por penales fue hace 38 años, en una copa de la UEFA. 

Los nervios juegan y mucho. Los jugadores que necesitan convertir para mantener a su equipo con vida erran bastante. Los que tienen que convertir para ganar erran menos. 

Patear penales tiene su lado matemático, como muestra este artículo. Si el jugador patea entre los tres palos, tiene un 85% de chances de hacer el gol. Las pelotas pateadas al medio tienen 87% de chances, las de los costados 83%. Los goleros se tiran demasiadas veces para los lados (94%), lo cual es un error: Si se tiran a un lado, necesitan adivinar el lado (40% de chances) y luego atajar (25% de chances), mientras que al medio, si adivinan, casi seguro atajan. 

Por supuesto, si los goleros se quedan más veces en el medio, los artilleros van a patear más hacia las puntas, al menos si tienen las estadísticas. Por cierto, un amigo mío se dedica a precisamente eso: junta y vende todas las estadísticas imaginables relativas a penales, de todos los jugadores y goleros. 

Pero no es tan fácil el tema. Supongamos que tenemos que ayudar a Muslera, y que le patea el colombiano Armero. Imaginemos que sabemos que Armero patea mejor a la derecha, y que patea hacia ese lado el 55% de las veces. Qué debemos recomendarle? Es más complejo aún si Armero sabe que Muslera ataja mejor a la derecha que a la derecha, y que se tira para ese lado 60% de las veces.

Resulta que hay toda una rama de la teoría de los juegos que habla de la estrategia de como patear y atajar penales. Para los inclinados a la matemática, hay una muy buena clase online aquí, con probabilidades, derivadas y todo. 

Al final del día, la mejor estrategia es simple: no cruzarse con Alemania. Como dijo Gary Lineker: El futbol es muy simple: 22 personas corren una pelota durante 90 minutos, y al final ganan los alemanes. 

 

 

Amazon lanzó un servicio llamado AmazonSmile. El concepto es super simple: de todo lo que compras via smile.amazon.com, un 0.5% va a parar a la organización de beneficencia de tu elección. La lista es enorme, e incluye entre otros miles:

  • ReachingU
  • American Friends of Un Techo para Mi Pais
  • Hope for Haiti
  • WWF
  • Greenpeace

No cuesta nada, y aporta un granito. 

Este blog comenzó hace unos cuantos años como el blog personal de Pablo. Con el tiempo, Sergio fue contribuyendo (hay quien dice que Pablo lo fue explotando, viviendo de la plusvalía generada por el sudor de sus dedos), hasta que cambiamos el nombre, pero el dominio siguió siendo pablobrenner.wordpress.com. Ya hace tiempo que el dominio quedó desactualizado.

Este blog es, para Pablo y para Sergio, algo más que un hobby. Es una manera de expresarnos, de postular ideas, de conocer gente y hacernos conocer, de compartir proyectos, de querer mejorar, así sea un poquito, la realidad que nos rodea. Las mismas metas a las que apuntamos con nuestro otro hobby, que salió de estas páginas: Punta Tech Meetup.

Es por eso que decidimos que era hora que el blog adquiera su vida propia, y qué mejor lugar que el sitio de Punta Meetup. Así es que, desde ahora, el blog se muda a http://blog.puntameetup.com. Seguramente veamos tembién contribuciones de nuestro tercer socio, Ariel Pfeffer.

No necesitan hacer nada. Las dos URL siguen, y seguirán funcionando.

Salud!

Pablo y Sergio

Ya vimos que puedo usar el bitcoin para pagar a alguien sin intervención de un tercero. También puedo especular con la subida del valor. Eso es todo?

La realidad es esas dos cosas son muchísimo, pero no es todo.

Como dijimos al principio, el protocolo de bitcoin (el blockchain) es un gigantesco registro de transacciones. Ese registro es público y confiable. Hay una serie de aplicaciones que se hacen posibles gracias al blockchain. Voy a detallar algunas.

Proof of Existence (www.proofofexistence.com)

Imaginemos que queremos demostrar que en cierta fecha teníamos acceso a cierta información. Por ejemplo, inventé algo y quiero poder demostrar que hoy ya lo había inventado, pero sin divulgarlo. O escribí un libro, o un software, y quiero poder defender mi copyright. Proof of existence  extrae un hash del documento, y lo inserta en el blockchain. En cualquier momento del futuro voy a poder demostrar que ese documento estaba en mis manos en la fecha.

Proof of Existence fue desarrollado por un argentino, Manuel Araoz.

Bitcoins Coloreados (Colored Bitcoins)

Como dijimos antes, bitcoin son dos cosas: un protocolo y una moneda. Muchos de los usos actuales del bitcoin terminan funcionando así: alguien utiliza dólares para comprar bitcoins, se los envía a un comercio, quien los vende y vuelve a convertir en dólares. La moneda virtual termino siendo sólo un vehículo para transmitir dólares, pero en el camino agregó costos de transacción y riesgos. Si vendo algo cuyo precio es de USD 100, voy a dejar un margen, por si en el tiempo que transcurre entre que la transacción se inició y se finalizó (que pueden ser varias horas) el precio del bitcoin bajó.

La idea detrás de los bitcoins coloreados es utilizar el blockchain para transmitir otros valores, por ejemplo dólares. Imaginemos que tomamos 1000 Satoshis (millonesimas de centavos de bitcoin), y los marco con una firma, que dice que yo garantizo que ese Satoshi vale un dólar, y que cambiaré ese Satoshi por un dólar a quien así lo pida. En la medida en que la gente confíe en mí, esos Satoshis pasan a ser “convertibles” en dólares (lectores argentinos, les suena familiar?). Ahí surge un tema muy importante, que no estaba en el bitcoin tradicional: la confianza en el emisor. No es lo mismo un bitcoin coloreado de dólar por mí, que uno coloreado por el Banco República, por J.P. Morgan, o por la Reserva Federal. De todos modos, en la medida en que todos confíen en el emisor, hicimos un sistema de pagos igual al bitcoin, pero sobre otra moneda.

Y si ya vamos a colorear bitcoins, no tiene por qué ser de dólares. Podemos colorearlos de Euros, Yenes, Oro, o hasta acciones de Microsoft. De hecho, cualquier documento al portador puede ser transferido a través de la red. Si son acciones, la empresa pagará dividendos a todo quien posea un bitcoin coloreado, sin necesidad de saber quien es.

Propiedad Intelectual

Otro uso, bastante similar, tiene que ver con la propiedad intelectual. Si vendo el derecho a, por ejemplo, una canción, y quiero que ese derecho sea transferible, lo puedo hacer a través del blockchain. Puedo hacer incluso contratos, utilizando un feature relativamente poco conocido del blockchain, que son los scripts. Puedo especificar que el derecho de uso de una canción se entrega a una persona, pero que dentro de un año revierte a mí.

En resumen, los usos posibles del Bitcoin van mucho más allá de la simple moneda.

El Bitcoin no es la única moneda virtual en circulación, ni la mejor. En el próximo post listaremos algunas otras con sus ventajas y desventajeas.

 

 

 

 

Pasada semana de turismo (semana santa), retomo los posts sobre bitcoin.

Los que leyeron los posts anteriores están diciendo: “Todo muy lindo, pero… ¿que va a pasar con el precio del bitcoin?” Se los voy a decir, y con certeza, pero al final del post. para dar misterio. Y para que lean el resto. No hagan trampa!

Las opiniones sobre el bitcoin como forma de guardar valor están bastante divididas. Hay gente que dice que es LA moneda del futuro. Otros dice que es la madre de todos los Ponzis. Voy a poner a continuación la lista de los argumentos más comunes a favor y en contra del bitcoin, tratando de dar los dos lados de la moneda en cada caso.

1. Las monedas tradicionales tienen respaldo de gobiernos, el bitcoin no.

Esto es cierto, pero no es del todo relevante. Un tiempo atrás, yo podía ir con mi billete de un peso y cambiarlo por oro. Eso ya no existe en ningún lugar. La realidad es que hoy todas las monedas se sostienen en base a la confianza que la gente tenga en el emisor de la moneda. En el caso del bitcoin, el emisor es un algoritmo matemático.

¿Qué es más confiable, la Fed o el algoritmo del bitcoin? Sólo los fanáticos más recalcitrantes van a decir que el bitcoin es más confiable que la Fed. Sin embargo, si pregunto qué es más confiable, el Bolívar venezolano o el bitcoin, la mayor parte de la gente va a creer más en el bitcoin.

O sea, en la escala de confiabilidad, el bitcoin está hoy en día en algún lugar de la tabla, y no necesariamente en el fondo de la misma.

2. La oferta de Bitcoins crece a un ritmo cada vez menor, al contrario que la oferta de dólares, euros o pesos argentinos

La Fed imprime dólares como si estuvieran por pasar de moda, mientras que la oferta de bitcoins crece a un ritmo cada vez menor. Y de los otros bancos centrales, mejor ni hablar. Esto es un argumento a favor del bitcoin. En la medida que cada vez más personas se interesen en el bitcoin, y que la oferta de bitcoins siga subiendo a un ritmo estable, habrá presión al alza.

3. El bitcoin no es más que un Ponzi

Puede ser cierto. Sin embargo, si hablamos de Ponzi, donde cada uno pasa la papa caliente al siguiente, hay peores Ponzis. Con ese criterio, el sistema jubilatorio es un gigantesco e insostenible Ponzi. El dólar es un Ponzi. El medio ambiente es en cierto modo un Ponzi, tal vez el más peligroso de todos. En resumen, digamos que si el bitcoin es un Ponzi, es bastante inocuo.

4. El bitcoin no tiene respaldo tangible

Mucha gente me dice eso, y es cierto, pero ninguna moneda actual tiene respaldo tangible. De todos modos, imaginemos que estamos en el siglo XIX, donde cada peso tenía un respaldo en oro. El oro es también un recurso complicado. Imaginemos que mañana alguien encuentra una gigantesca mina de oro. De golpe, el oro perdería de valor. Es posible que eso suceda? Totalmente. De hecho, ya sucedió, en el año 1492, cuando el oro en circulación comenzó a aumentar “gracias” al descubrimiento de América.

Hoy hay una innovación tecnológica sin precedentes. Cuanto oro hay en el fondo del océano? Y en el espacio? Ya hay emprendimientos que apuntan a extraer minerales de asteroides. Qué es más probable, que alguien “rompa” el algoritmo de bitcoin, o que encuentren oro en el espacio? Personalmente, apuesto a la vulnerabilidad del oro más que a la del bitcoin.

5. El bitcoin es deflacionario

Las monedas tradicionales tienen una inflación incorporada mediante la emisión, y la inflación (en cantidades moderadas) es buena. Un grupo de economistas de primera línea sostiene que la emisión limitada de bitcoins le juega en contra, ya que la gente va a preferir atesorar los bitcoins, y no gastarlos.

Personalmente no compro este argumento. Si el bitcoin es deflacionario, también lo es por definición la Unidad Indexada de Uruguay, o la UF de Chile, y eso no va en contra de su uso. Además, toda la macroeconomía moderna está basada en suposiciones que no aplican necesariamente a la cibereconomía. No visualizo en el futuro mediato sueldos denominados en bitcoin, y ese es el mayor motivo por el cual la inflación es buena, de modo que muchas consideraciones deben ser reexaminadas.

6. El bitcoin no genera renta

Es cierto. El oro tampoco genera renta. El dólar tampoco. El petróleo no solo no genera renta, sino que tiene un costo de almacenamiento. A medida que madure el bitcoin, surgirán instrumentos de deuda y acciones denominadas en bitcoin, que sí generarán renta.

7. Los gobiernos van a matar al bitcoin

Este es el argumento más fuerte por el cual el valor del bitcoin puede bajar. De hecho, las grandes bajas de la cotización en los últimos meses (salvo el incidente MtGox) tuvieron que ver con los gobiernos. Cuando el gobierno chino prohibió los bitcoins, el precio bajó. Lo mismo pasó con el gobierno ruso. Noten que, por ahora, siempre son los gobiernos autoritarios los que actúan contra las monedas virtuales. Por ahora, los gobiernos de occidente lo estan mirando con una mezcla de preocupación e interés. Al fin y al cabo, no quieren detener la innovación, pero corren el riesgo de perder la fuente de ingresos que representa el Señoreaje.

8. El bitcoin es la moneda de los delincuentes 

Esto no es cierto. LA moneda de los delincuentes es el dólar. En cash. En denominaciones bajas. El bitcoin como moneda criminal es bastante mala. Recordemos que cada transacción queda registrrada, por siempre. Es cierto que los wallets son anónimos, pero estoy seguro que la NSA, si lo quiere, puede rastrear cualquier transacción o wallet. Rastrear cash es otra historia.

9. El bitcoin será reemplazado por otras cibermonedas

Es posible. Hasta es probable. Hoy hay cientos de cibermonedas. Están los Litecoins, los Dogecoins, los XRP, los Mastercoins, etc. Cada semana surge una nueva criptomoneda. El incentivo es enorme: creo una nueva cibermoneda, lanzo al mercado una buena parte, me quedo con el resto, y espero que aumente de valor.

De todos modos, ninguna de ellas le llega a los talones al bitcoin. Puede suceder: En especial, el litecoin y el ripple tienen chances, pero corren de atras.

Entonces, qué sucederá con el valor del bitcoin?

OK, leiste todo (no hiciste trampa, no?). Es hora de que yo cumpla mi palabra. Les voy a decir sin miedo a equivocarme lo que sucederá con el precio del bitcoin en los próximos 12 meses.

Fluctuará.

Vuelvan en 12 meses, y dignanme si me equivoqué.

OK, OK, no es la respuesta que esperaban. Además, se la copié a un tal John Piermont Morgan. Va mi opinión. No me hago responsable de eventuales pérdidas (por las dudas, el que escribe es Sergio, si pierden guita, no le rompan la nariz a Pablo).

Si leiste hasta acá, es porque estas pensando comprar bitcoins. Seguramente no tenes ninguno. Si tenes, seguramente estas considerando tener más. Millones de personas en el mundo entero estan igual que vos. Por cada uno que está pensando que es hora de vender, hay 100 que piensan comprar. Si hacemos el ratio en los “peces gordos” (family offices, hedge funds, inversores institucionales), el ratio es 500 a 1. O sea hay mucha demanda al acecho.

Del lado de la oferta, hay sólo 12.1 millones emitidos, pero de esos, hay muy pocos en circulación. Se dice que Satoshi tiene 500.000, y que esos nunca se mueven. Se dice también que los hermanos Winklevoss tienen al menos un millón, que tampoco se mueven.

En resumen, parecería que la oferta va a seguir limitada, y que la demanda va a subir. A menos que algún gobierno importante intervenga (en cuyo caso va a caer) o la regule (en cuyo caso se va a disparar).

Mi número: USD 2000 en mayo 2015. Pero tomenme con pinzas, y si van a invertir, pongan dinero que pueden darse el lujo de perder. Personalmente, tengo unos pocos bitcoins, y en el correr de mayo pienso comprar más.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 5.381 seguidores