Feeds:
Entradas
Comentarios

De golpe y porrazo, obligamos a los taxis a aceptar tarjeta, y sólo tarjeta. El gobierno nos obliga a pagar los sueldos por vía bancaria, y toda compra de inmuebles o automóviles se debe hacer por la misma vía.

Que tal si el gobierno adopta el viejo sistema de que la caridad empieza por casa? Que de ahora en más, todas las oficinas gubernamentales dejen de aceptar efectivo, y empiecen a aceptar los mismos medios de pago que los privados? Hasta cuanto yo se, el pasaporte, los permisos de menor, las multas de tránsito, y muchas cosas más sólo se pueden abonar en efectivo. De hecho, no recuerdo haber visto un POS en una oficina del estado, a excepción de la Intendencia de Maldonado. Los únicos medios de pago electrónicos que vi en el Estado son para pagos anticipados por internet.

Munúa, DT de Nacional, está con un pie fuera del equipo. Como hincha de Nacional, quedé muy caliente con su actuación. Cómo es posible que el mismo equipo que derrotó a Palmeiras, el que empató con Boca en la Bombonera, haya podido ganar sólo un punto en 4 fechas, incluído el clásico?

Mirémoslo desde el punto de vista de management. Le dimos un puesto gerencial a alguien que venía de adentro, y sin experiencia. Tuvo un desempeño irregular. Qué esperábamos? Que sea perfecto desde el día uno? Enfoquémonos en lo positivo. Tomó riesgos, y tuvo algunos logros muy importantes. Tiene que mejorar, pero sus logros muestran que lo puede hacer. Si no le damos una oportunidad, los riesgos que tomó el equipo son en vano.

Siempre recuerdo una historia de IBM de mucho tiempo atrás. Un gerente joven se mandó una macana grande, que le costó a la empresa varios millones de dólares. Cuando fue citado ante el CEO de la compañía, este hombre dijo: “Imagino que Ud. me va a despedir…”. El CEO de IBM le respondió: “Despedirlo? Está loco? Acabo de gastar un par de millones de dólares en su educación”.

Si echamos a Munúa, no nos lamentemos si después lo vemos cosechando triunfos a nivel internacional, mientras seguimos cambiando técnicos como pares de medias.

Y un consejo para Munúa. Irse es el camino fácil, pero no ganás nada. Plantate de cara ante los hinchas y deciles algo de este estilo:

Muchachos, les fallé. Uds. saben cuánto quiero yo al club. Me dieron la oportunidad, y no la supe aprovechar. Uds. están enojados y frustrados, creanme que yo estoy más frustrado aún. Pero miremos el lado bueno. En la Libertadores vieron a un Nacional del que nos sentimos orgullosos. Hicimos muchos errores, pero sé que puedo llegar con el equipo a ese nivel, y más. Tienen mi renuncia sobre la mesa, si la toman, lo voy a entender. Pero les pido una segunda chance. Les prometo que voy a trabajar más duro aún, con más humildad y con más ganas, y que voy a hacer todo para que el nivel de esa Libertadores sea el piso de lo que viene. Si me dan la oportunidad, les prometo que tienen entrenador para rato. No me voy a ir corriendo a la primer oferta que me aparezca.

 

 

 

Tolerancia Cero

Uruguay tiene tolerancia cero en alcohol al conducir. Ahora hablan de tolerancia cero en exceso de velocidad y en los semáforos.

Me parece perfecto. Tan perfecto que propongo extenderlo. Agreguemos tolerancia cero en otros planos, para que todos podamos vivir mejor.

Como la caridad empieza por casa, agreguemos tolerancia cero a la corrupción, y en todos los niveles. Desde el policía de tránsito que acepta una coima hasta el Presidente. Si la cámara es suficiente para registrar un exceso de velocidad, la grabación de una cámara será suficiente para desvincular al corrupto de su cargo.

La tolerancia tiene que ser cero también en todos lo que afecta las arcas del Estado. Tolerancia cero para el empresario que evade impuestos, y tolerancia cero para el empleado que falsea una enfermedad. Tolerancia cero para los ñoquis y tolerancia cero para los profesores que dejan a sus alumnos colgados. También tolerancia cero para la negligencia que causa muertes.

Y por supuesto, tolerancia cero en el crimen. Muchas más vidas son arruinadas por delincuentes que por conductores borrachos. No veo por qué tenemos que ser tolerantes con los criminales si no lo somos con quien manejó después de comer un chocolate con licor.

 

A medida que Uruguay intenta bancarizar, aparece una y otra vez el tema de los costos de las transacciones. Pese a las bajas del arancel máximo, el costo de las transacciones de crédito y débito sigue siendo muy alto, tanto en relación con los estándares internacionales como con lo que puede pagar un comercio pequeño.

Hay una solución, que puede además poner a Uruguay en la vanguardia de la tecnología. Así como Uruguay imprime billetes, podría utilizar alguna de las plataforma de cripto-monedas y emitir una parte como dinero virtual. Una de las plataformas posibles es Ripple (www.ripple.com).

Las criptomonedas tienen varias ventajas. El costo de las transacciones es ínfimo. Las transacciones tienen todas las ventajas del cash (inmediatez, y anonimidad), pero en caso de fraude o de robo se pueden rastrear. Lo único que se requiere para recibir dinero virtual es tener un smartphone. Y las plataformas ya existen, y muchas de ellas no tienen costo.

Tal vez sea hora de hacer la prueba

 

Estamos en una época donde ninguna industria está a salvo de las disrupciones. Ahora, si tuviera que elegir la persona que generó la mayor disrupción de lo que va del siglo, mi candidato no sería ninguno de los típicos. Es cierto, Steve Jobs cambió varias industrias: la de las computadoras, de la música, de los celulares y alguna más. Elon Musk está cambiando la industria automotriz y la aeroespacial. Travis Kalanick le está dando un dolor de cabeza enorme a los taxistas de todo el mundo. Pero nadie afectó tanto a nuestras vidas ni generó tanto dolor de cabeza como George Mitchell.

George Mitchell es el que está detrás del colapso económico de Venezuela y de Rusia. Es el que cambió el mapa de Medio Oriente medio y de Africa. Es gracias a él que las aerolíneas volvieron a ganar dinero. Y es gracias a él que la inflación en Europa y EEUU ha estado así de baja.  Y si no fuera por Mitchell, Ancap habría necesitado una capitalización mucho mayor.

La contribución del Mitchell fue en el área del petróleo. Fue él quien inventó el fracking y la perforación horizontal para extraer petróleo, y gracias a él (o por su culpa) el precio del petróleo, que hace 3 años parecía no tener techo, está hoy por el piso.

Como todos los disruptores, su legado es mixto. Prácticamante duplicó las reservas mundiales del petróleo, beneficiándonos a todos los consumidores, pero también generando problemas de medio ambiente, y demorando la transición a energías alternativas. Y generó un dolor de cabeza mayúsculo a los productores de petróleo.

Poca gente en la historia generó tanto cambio, y casi nadie escuchó de él.

Ransomware

Hace no muchos años, los hackers y desarrolladores de virus eran mayormente adolescentes que buscaban mostrar sus proezas técnicas. En los últimos años esto cambió, y pasaron a ser verdaderas mafias que buscan generar dinero de todas las maneras posibles: robando números de tarjetas de crédito, clonando identidades, generando llamadas a números premium, y estafando a quienes compran publicidad.

Recientemente surgió una nueva tendencia para extraer dinero: lo que llaman ransomware. Ransom significa rescate. El método más común es que un día en tu computadora aparece un mensaje como este:650x487xcryptolocker4-pagespeed-gpjpjwpjjsrjrprwricpmd-ic-t1v5o_jllq

Todos tus archivos estan ahora encriptados, y tenes unos días para pagar (en bitcoin), o perdes todo lo que hay en la máquina: fotos, documentos, programas… El monto a pagar es bajo, en general entre 100 y 300 dólares. La idea de los hackers es que el monto sea suficientemente bajo como para que valga más la pena pagar que salir a buscar soluciones. De todos modos, hasta cuanto yo se, no hay manera de desencriptarlos.

Estos estafadores cuidan mucho su reputación, en ambos sentidos. Si no pagas en fecha, efectivamente te van a borrar todo. Y si pagas, te liberan los archivos. Al fin y al cabo, como cualquier mafioso, la reputación es lo más importante. Hay también historias de casos donde tuvieron algo de compasión. Por ejemplo, Radiolab cuenta la historia de una señora que terminó enviando un poco menos de dinero por problemas con el bitcoin, pero igual le liberaron la máquina (tras explicar la situación via chat).

Si algún lector piensa que son casos aislados, se equivoca. Es muy difícil estimar las cantidades, pero es una industria millonaria. Un artículo del Economist encontró que una dirección de bitcoin cobró más de USD 100.000 de rescates en 8 días.

El riesgo tampoco se limita a fotos y documentos personales. En marzo de este año, un hospital de Los Angeles encontró que los registros médicos habían sido “secuestrados”, y terminó por pagar USD 17.000 para recuperarlos.

Otra tendencia similar son servidores. Hasta ahora, los hackers entraban a servidores y los usaban para enviar Spam, hacer Phishing, o atacar a otros servidores. La nueva tendencia es secuestrar el servidor hasta que la empresa pague el rescate.

Cuál es la solución? Un buen antivirus y backups son el primer paso, al menos hasta que los hackers empiecen a encriptar los backups.

Vivimos en un mundo de nuevas posibilidades, y nuevos riesgos.

 

 

 

En medio de los miles de tweets sobre el asesinato de Fremd, uno me dejó pensando. Una mujer decía que todas las personas valen lo mismo, ningún muerto vale más que otro, y por lo tanto no hay motivo para hacer declaraciones o marchas.

Lo que dijo esa Sra. me disgustó mucho porque enmascara más odio, pero me dejó pensando. Sentimos que los crímenes causados  por el odio son peores que los otros, pero… ¿por qué? Es cierto que por mi condición de judío lo siento más cerca, pero estoy convencido de que un crimen causado por el odio es siempre peor, sea contra un judío, un negro, un homosexual o un hincha de cualquier equipo.

Es cierto que todas las víctimas son iguales, pero no todos los crímenes lo son: La intención cuenta. No es lo mismo quien mata en un asalto que se fue de las manos, que quien mata con premeditación y alevosía.

En este caso en particular, con su accionar, el homicida está diciendo que no todos los hombres son iguales. En su retorcido cerebro, Fremd merecía morir porque nació judío.

El asesino no atentó sólo contra David Fremd. Atentó contra él, y al mismo tiempo contra nuestra creencia republicana más profunda: Que todos los hombres nacemos iguales. Y eso es motivo para marchar.

 

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 8.091 seguidores